Buscar este blog

Cargando...

viernes, 18 de febrero de 2011

IMPORTANCIA DE UNA DIETA SÁTVICA EN EL CAMINO ESPITITUAL

Reconocemos el crecimiento espiritual que viene floreciendo en los pasados años en Puerto Rico. La cantidad de oportunidades y alternativas para quien busca obtener una transformación personal así lo confirma. Dentro de esa búsqueda, se plantea la oportunidad de crecer de una manera holística, concretizando el camino espiritual en todos sus aspectos: físico, espiritual y emocional.

Por milenios de años, en la India, se ha utilizado la ciencia del Ayurveda (conocimiento de la vida y la longevidad), para lograr armonizar y balancear la vida en los aspectos antes mencionados. Según la constitución de cada persona, el Ayurveda ofrece un plan integral para mantener o restablecer el equilibrio mente-cuerpo a base de la alimentación, la actividad física, las rutinas cotidianas, la armonía mental y el desarrollo espiritual, sumando el apoyo de hierbas medicinales y de técnicas de desintoxicación y rejuvenecimiento.

Debido a la proliferación del yoga en el occidente, se ha dado a conocer el Ayurveda como método o forma complementaria de esta práctica. Es más, tanto el yoga como el Ayurveda son parte de un avanzado sistema de la ciencia védica, con conceptos muy universales, que buscan restaurar y armonizar al ser en evolución dentro de su cambiante mundo.
Los tres gunas

El Ayurveda nos enseña que existen, en el universo no manifiesto, tres modalidades o energías sutiles de la naturaleza material conocidos como gunas, los cuales existen en completo equilibrio entre si mismos: sattva (pureza, armonía, balance), rajas (pasión, actividad, proceso de cambio) y tamas (inercia, letargo, oscuridad). Una vez la energía se manifiesta o toma forma, predomina una de las tres cualidades (sin que los otros gunas dejen de estar representados). En otras palabras, los tres gunas abarcan todas las acciones a través de toda la existencia, tanto en lo que refiere a lo orgánico como a lo inorgánico. En las personas, por ejemplo, el guna con fuerza mayor se reflejará en toda acción y pensamiento, hasta trascenderse mediante la iluminación.

El objetivo principal del Ayurveda es elevar nuestros niveles vibratorios hacia una conciencia más pura (sátvica) y esto se logra siguiendo un sendero o camino espiritual. Cada persona es responsable de obtener la resolución (vrat, en sanscrito) de encaminarse hacia estados elevados de conciencia por medio de la conducta apropiada. Esta resolución, particularmente cuando se dirige a lo que uno ingiere como alimento, provee gran poder de fuerza interna. En otras palabras, la alimentación adecuada fomenta la obtención del Reino de Dios (y viceversa).

Alimentos sátvicos para balancear el cuerpo emocional

Los antiguos maestros y sabios promovieron la alimentación sátvica, que apoya al individuo en su trabajo espiritual, así como en la sanación de su cuerpo. Lo que tienen en común los alimentos  sátvicos es que son altos en fuerza o energía vital (prana, en sanscrito). Entiéndase que son completamente naturales, orgánicamente crecidos, en temporada, maduros y preferiblemente producidos localmente, para garantizar frescura y calidad.  Además, los alimentos sátvicos nutren el cuerpo y producen serenidad, sin dejar a uno con sensación de pesadez y sin agitar la digestión ni los pensamientos.

La comida sátvica incluye: variedad de granos enteros y germinados, frutas frescas, vegetales, legumbres, nueces, semillas, extractos de jugos de frutas frescas, algas, leche y queso en moderación, miel y endulzantes naturales, y tes de hierbas.  Las mejores comidas son las frescas, con no más de tres o cuatro horas de cocidas, que contengan el balance de los seis sabores (dulce, salado, agrio, amargo, picante y astringente) y que se consuman en porciones moderadas.  Estas comidas están libres de procesamientos que les resten el prana y que los conviertan en unos con poco valor nutricional, es decir, en unos con poca “vida”.

Una mente balanceada en Ayurveda se logra con una constante atención a la dieta y a las experiencias sensoriales agradables. Específicamente, conviene:

1.      educarse en cómo obtener una nutrición apropiada para estar sensible a las necesidades del cuerpo y de esa manera identificar lo que funciona para uno

2.      comer siempre con moderación

3.      enfatizar el consumo de frutas y vegetales o llevar  una dieta completamente vegetariana

4.      evitar comidas muy saladas, amargas, picantes o que estén “viejas”

5.      masticar la comida en completa serenidad

6.      comer en completa gratitud y actitud devocional y ofrecer cada mordisco al Ser Supremo

¡Les deseo manjares de paz y sabores de bienestar!


Colaboración de Julie Mercado
Chef Sátvica y
Consejera en Nutrición Ayurveda
para la revista Natural Awakenings

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada